¿Cuál es la suspensión ideal para tu vehículo UTV?

Cuando nos ponemos a investigar sobre las distintas opciones que tenemos a la hora de hacernos con un vehículo todoterreno, nos encontramos con una amplia variedad de suspensiones distintas. Entonces, ¿cuál es la mejor suspensión para mi UTV? Pues lo veremos a lo largo de este post.

Vamos a ir analizando las principales claves para que las puedas analizar y decidir cuál es la que se adapta mejor a ti.

Cada caso es único

Lo primero que tenemos que aclarar es que no existe la “suspensión perfecta” que sea ideal para todo el mundo, y menos aún con los vehículos 4×4. 

Estos vehículos siempre se fabrican para suplir las carencias que tendría un coche habitual, lo que significa que deberán estar especializados en tareas profesionales o en otras más personales, como irse de aventura por los caminos. Por ejemplo, en Corvus contamos con dos tipos de todoterreno (disponibles en 4×4 y 4×2): Terran DX4. fabricado para hacer la vida más fácil en el trabajo, y el Adventure T900 (4X4), diseñado para rutas off road.

Por tanto, ten en cuenta que las suspensiones deberán ser diferentes para unos y otros, lo que no significa que una sea mejor que otra como tal, sino que cada una se adapta a su finalidad. Eso sí, hay ciertas características que debemos buscar.

Elementos y tipos de suspensiones

Cuando hablamos de suspensiones, generalmente nos estamos refiriendo a los sistemas pasivos, pero también hay que tener en cuenta que existen suspensiones activas y semiactivas. Sin embargo, dada su complejidad y costes, realmente no merece la pena colocarlas en vehículos todoterreno.

Así que, generalmente las suspensiones pueden tener los siguientes elementos principales:

  • Ballestas
  • Amortiguadores
  • Muelles

Las ballestas y los muelles son elementos elásticos que, fundamentalmente, se oponen a las fuerzas que se generan por el movimiento de la rueda. El problema de los elementos elásticos es que harían rebotar las ruedas de manera incontrolada.

Por eso se colocan junto a los amortiguadores. Estos son capaces de absorber la energía que acumulan los elementos elásticos. Así, conseguimos que el movimiento de las ruedas sea mucho más suave, que los pasajeros vayan más cómodos y que se mantenga el contacto entre el neumático y suelo.

También es cierto que las ballestas son elementos mucho más voluminosos y por eso se colocan en grandes vehículos, como los camiones. Por tanto, no esperes verlos en los UTV.

En los 4×4 o 4×2 deberá haber sistemas de doble trapecio, llamado así por la estructura del sistema de la suspensión que hay en cada rueda y en cuyo interior estará el muelle y el amortiguador.

Estos sistemas lo montan también los coches de calle, pero la configuración y forma de los muelles y amortiguadores es muy distinta. De hecho, los amortiguadores se configuran con una resistencia a compresión distinta a la de expansión para conseguir el rendimiento óptimo.

Quizá te puedas imaginar la de variables que influyen en los ajustes de estos elementos: peso y tipo del vehículo, dimensiones, ruedas, posibles usos…

Influencia de las suspensiones

Las suspensiones afectan mucho más de lo que pueda parecer. Tanto es así, que vamos a repasar los tres aspectos principales que dependen directamente de ellas para que sepas elegir la suspensión ideal para tu vehículo todoterreno.

Control

El apoyo de cualquier vehículo depende directamente de las ruedas, que son las únicas partes que tocan el suelo. Y que se mantengan pegadas al suelo es responsabilidad de las suspensiones, que deberán absorber los baches o imperfecciones del terreno.

En ese sentido, la recomendación general suele ser que tengan suspensiones independientes en cada rueda (para que los baches que coja una rueda no afecten a las otras, simplificando el asunto) y relativamente blandas.

Cuanto más duros son los elementos elásticos, antes se recupera el estado natural de las suspensiones, pero más “rebotan” las ruedas y se facilita la pérdida de adherencia.

Como regla general, podríamos decir que las suspensiones duras están hechas para ir muy rápido y las blandas, para tener un contacto con el suelo más contínuo.

Estabilidad

En relación a lo que mencionábamos en los párrafos anteriores, la estabilidad del vehículo se consigue gracias a unas suspensiones que se complementan bien entre ellas. Es decir, aunque sean independientes y relativamente blandas, es fundamental que estén bien equilibradas para mantener la estabilidad en cualquier momento, ya sea acelerando, girando o frenando. Para eso último, además, es recomendable que cuenten con sistemas anti-dive.

Confort

Por suerte, gracias a que las suspensiones suelen estar diseñadas para garantizar el buen contacto entre ruedas y suelo, también contribuyen a que haya un mayor confort. Si se necesitasen suspensiones duras, los baches y vibraciones llegarían mucho más directos a los pasajeros del vehículo.

Esto no quita que la función principal de las suspensiones sea la de mantener las cuatro ruedas en el suelo, ojo. Sin embargo, en este caso también ayuda.

¿Te ha gustado?
COMPARTE EN REDES SOCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp